miércoles, 24 de diciembre de 2014

Cómo tú

A veces, uno debe encontrar su camino,
no buscar el camino, encontrar la dirección,
porque lo que uno busca quizás es un descanso,
debe ser muy agotador pasarse la vida buscando cosas para perderlas y luego darse cuenta de que todo era tan sencillo cómo esperar.

A veces debe ser muy pesado vivir esperando y olvidarse de vivir.
Esperar la perfección y olvidar la belleza de la sencillez de tantas cosas.

Debe ser horrible vivir así, buscando, esperando, no vivir,
debe ser muy triste estar siempre insatisfecho y no saber el por qué,
vivir atado a los recuerdos para no volver a caer en las mismas trabas que caíste ayer.

Debe ser bonito empezar de cero, vivir sin ataduras o disfrutar de algún que otro error,
inclus de algunos errores reincidentes para darte cuenta de que así eres tú,
con tus errores de siempre y tu esencia tan imperfecta y sencilla.

Hay días que no son para reflexionar, ni pensar, ni siquiera escribir.

domingo, 19 de octubre de 2014

Ahora yo

Si dejáramos de buscar la vida siempre sería una sorpresa infinita llena de momentos que se niegan a sopesar,
cuando dejo de buscarme siento que me encuentro en mil lugares que mi mente siempre quiere conocer.

Recular es no hacer fuerza para mantenerse en pie,
quién recula siempre encuentra un sitio dónde volver a perecer.

Viajando en una conexión segura, todos queremos volar,
sentir que en un segundo somos libres y al siguiente creemos que ya no lo seremos nunca más.

He aprendido tantas cosas que a veces las olvido a posta para siempre poderlas volver a recordar.
El recuerdo, el tiempo, el cambio, la nostalgia, los pilares de mi vida que siempre encientro en cualquier papel arrugado que nunca sé si volver a leer.

A veces querría estar sola pero siempre me encuentro a mí conjugando algún por qué, siempre tantas dudas que me empeño en resolver, siempre tantos atardeceres sostenidos en las cuencas de mis ojos preguntando cómo serán mañana y recordadndo cómo fueron ayer.

Sin perder la llamarada del segundo, esa que siempre se apaga justo detrás de la montaña más lejana.

Quiero que la vida me regale pasiones por las que apoyar el pié en el suelo 365 días más,
quiero que cuando esos días pasen siga habiendo sólo uno que me haga sonreír,
esa risa de saber que si en algún momento he estado viva es que haré lo imposible de aquí en adelante para resucitar, respirar aire frío, húmedo y también contaminado, respirar el aire que mueve mi pelo y no deja que me ahogue si no quiero y nada más.

Algo tengo, algo busco, algo pierdo: algo voy a recuperar.

Arrancaría todas las páginas negras de este libro pero  no soy llama sin mi oscuridad.

Algo bueno que contarte son siempre los desaires de este corazón pirata,
algo bueno que contarte es siempre esta prueba irrefutable de que hubo un tiempo peor

jueves, 31 de julio de 2014

Papel de arroz

Es mentira que nunca cambiamos, es sólo que nos gusta nuestra 
esencia,
es mentira que nunca cruzamos esa línea que mucho antes ni podíamos divisar.

Si es tan fácil hablar sin que se entienda de algo que tu mismo entiendes tan bien, por qué resulta tan difícil explicarme mil y una veces que siempre habrá cosas que jamás entenderé, el lenguaje en mi lengua es tan estrecho que me cuesta respirar.
Voy a flotar sobre una gota como si fuera diminuta porque cada día que pasa todo vuelve a agrandarse sin parar, 
si no estoy a la altura me conformo con quedarme abajo guardando cómo sagradas mis ganas de escalar.

Digo yo que si me busco y no me encuentro seguro es que hay algo que he escondido demasiado, y es que o limpio este diván de sin sentido o me pierdo dentro de todo lo que lleva tanto tiempo perdido.

Voy a buscar la manera de no seguir esperandome, no me quiero retrasar.

lunes, 26 de agosto de 2013

Líneas

Si me enfrento a un papel en cualquier caso fue porque tuve miedo,
hoy siento que ya son suficientes mil lecciones sobre la misma lección.

Acepto que me he equivocado en cientos de momentos que me permitieron poder ver más allá.

Sin mis fallos, hoy no sentiria fuerzas para pegar otro paso a la carrera de mis zapatos,
sin mis fallos, mi evolución sólo sería un silencio de mentiras que terminarían por romperme una vez más.

He esperado mi momento tantas veces que esperarlo de nuevo fue el único motivo para esperar.

No me importaría tropezarme siempre que no fuese con la misma piedra que antes ya me reventé, pero no reventaré tan fácil si en vez de inchar este globo poco a poco lo empiezo a desinflar.

Si puedo ser una línea recta que se quiebra entre las curvas me conformaré con mantener mi rectitud,
si tengo que adaptarme al laberinto de mis ideas intentaré seguir mi pista sin perderme nunca más.

Volví de sitios dónde muchos aún no han estado, de lugares yermos que en mi mente nunca antes encontré, volví porque aquel no era mi sitio y encontré cientos de lugares en el mismo sitio del que antes me marché.

Creía haber olvidado que sólo un rey gobierna en su palacio pero fuera de él se convierte en un desprotegido más.

Si llegué hasta el punto de partida es porque el coraje que siempre tuve nunca se olvidó de mi,
si llegué hasta la linea de salida es porque puse huevos para divisar que en este juego el que sabe perder es el que siempre va a ganar.

Ya no tengo deudas que saldar con las ideas ajenas porque ideo cada minuto un plan para escapar,
sin recursos no hay opciones y sin opcione dejo de existir en libertad.

Alcanzaré cada muro por alto que se suba, porque ya he sangrado muchas veces cómo para dejar de sangrar.

He ido y he venido de las nubes en mil caladas que clamaban reflexiones, he flotado con momentos que a los ojos de un extraño serían sólo unos minutos sin apodar.

martes, 25 de junio de 2013

Por encima de las nubes podría poner mi orgullo,
aunque siento que protejo a muerte algo que al final siempre destruyo,
intuyo que la música me sube más arriba,
por encima de los mundos que el hombre no construyó.

Oigo al sol en mi memoria mientras veo cómo flota un barco de papel que está empapado de recuerdos,
de los malos y los buenos ya saqué mis conclusiones,
tu decides las lecciones que quieres aprender,
no parar de correr, café, un atardecer para tres,
todo tiene que moverse mientras se muevan mis pies.

Sólo la derrota te demuestra que eres bueno
y que si de pronto echas el freno todo deja de latir.


sábado, 1 de junio de 2013

Olvidé que estuve lejos y que volví de rodillas,
recordaba que fue fácil sin pensar en los cuchillos,
recordé que no quise acordarme
y olvidé la cuarta parte de todo lo que aprendí.

Hoy antes de tropezarme otra vez di conmigo mismo,
formulando la ecuación de una caída a tiempo lento,
mirando de cerca el momento de resetear una vez más.

He creado tantos mundos que me olvidé del mío,
nunca vuelve ese instante que no  has querido atrapar,
erosionando cómo a rocas se pulen las ruinas de un momento,
recordando la esencia que casi se huele pero casi ya no está.

sábado, 11 de agosto de 2012

Libertad

Mala suerte no se agota pero soy mucho más fuerte,
ya no sueño con la muerte ni me agota volar lejos,
los reflejos que se pierden ya no reflejan lo mismo,
mismamente están mintiendo,se revuelcan en el fango del cinismo

Ya no espero, sin motivos ni me aferro a los sentidos,
no creo en tus papeles rotos ni en tus ecos diferidos,
si la vida es un segundo no queda tiempo de nada,
ni de consultar la almohada ni de respirar tranquilo,
todo pende de un hilo que se rompe con mirar,
con el malestar y la rectitud de los momentos,
nulos fueron los intentos de querer seguir creciendo en libertad